Saltar al contenido

Depresión y enfermedades crónicas

Enfermedades crónicas

Prevención y gestión de la depresión en enfermedades crónicas

 Depresión en enfermedades crónicas, un problema de salud que  aparece en algunos casos tras el diagnóstico de una enfermedad de este tipo.  ¿ Cuando y cómo gestionar las emociones para salir del sufrimiento emocional que implica esta información ?

El riesgo más grande aparece en los dos primeros años del diagnóstico de la enfermedad. Por ello es importante actuar de forma rápida para tratarla, buscando la calidad de vida y bienestar personal. Además las emociones negativas que aparecen (ansiedad, ira, tristeza, depresión ) es necesario aprender a manejarlas con éxito. Los malos hábitos que conlleva la enfermedad pueden perjudicar la recuperación y empeorar el estado físico de la persona. Algunos ejemplos de enfermedades crónicas son: enfermedades endocrinas, coronarias, cáncer, artritis, fibromialgia ,asma, Parkinson, diabetes, artritis reumatoide, epilepsia, esclerosis, etc.

Gestión emocional ante el diagnóstico de una enfermedad crónica

La persona debe realizar un duelo por la salud perdida. En él se pasan por diferentes momentos emocionales, hasta llegar a afrontar el cambio. A partir de un diagnóstico de este tipo hay personas que empiezan a desarrollar síntomas .Aparecen pensamientos negativos que roban la energía emocional necesaria para avanzar .Es necesario lograr altos sentimientos positivos, satisfacción y bienestar. La mayoría de las personas se adapta, viviendo con optimismo su enfermedad. En el 30% de los casos la persona no puede salir de esta situación, entonces tanto la depresión como la enfermedad que padece se sufren más intensamente. Las limitaciones que puede provocar una dolencia crónica para realizar actividades, quedar con el círculo de amistades, pagar costosos tratamientos, influyen en el estado de ánimo. La inactividad que generan puede conducir a sentimientos de aislamiento, de soledad que poco a poco nos llevan a no desear y cancelar planes sociales.  Depresión en enfermedades crónicas. ¿Qué hacer ?                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           ¿Cómo evitar  el círculo depresión-enfermedad crónica ?

El conocimiento de la enfermedad, el apoyo de personas cercanas o de otros que también la presentan ayudará a afrontarla con éxito . También adaptase al cambio supondrá ajustar los intereses y objetivos a la nueva realidad y continuar persiguiendo nuestros sueños. Ser flexible y focalizar la atención en los nuevos objetivos, en lugar de centrarse en los problemas derivados de la enfermedad, es la clave para alcanzar el bienestar emocional deseado.

Otro tema que es necesario gestionar en las enfermedades crónicas es el afrontar que puede ser para siempre, por tiempo breve, no manifestarse o empeorar manejando emociones como  como la tristeza o la desilusión.

En la práctica diaria cuanto más intente  la persona  incrementar su calidad de vida, mejor se sentirá física y también emocionalmente. Manejar el presente de la enfermedad y vivir el hoy también ayuda.

¿Qué se puede hacer para afrontar con éxito una enfermedad crónica?

  • Mantener las rutinas laborales, hobbies, tareas domésticas en el grado que sea posible.
  • Conocer y expresar de forma adecuada las emociones para recuperar el equilibrio psicológico
  • Conservar las relaciones sociales con amistades y familiares. Participar en grupos de apoyo con otras personas que pasan por esa situación y ayudar también a otros.
  • Autocuidado y hábitos saludables: descanso, buena alimentación, higiene, ejercicio físico y ocio.
  • Actitud optimista y realista frente a la enfermedad
  • Participar activamente en el tratamiento 
  • Participar en actividades placenteras
  • Volver a plantear expectativas e ilusiones adaptándose a la nueva situación.
  • Buscar beneficios asociados a la enfermedad para equilibrar con los puntos negativos de la misma y compensarlos. Esto ayuda a superar las consecuencias negativas.
  • Aprender cómo vivir con la enfermedad con el fin de conocerla y mejorar su adaptación a ella.
  • Centrarse en los aspectos positivos de la enfermedad .Mejora la habilidad para resolver problemas,   las relaciones interpersonales, cambio en las prioridades de la vida, apreciar más la vida, etc                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Si a pesar de todo la persona siente que no puede salir por sí sola de las emociones negativas que la invaden, es importante informar o tratar la depresión con el profesional adecuado. Una adecuada intervención terapéutica, psicológica o farmacológica, facilita una mejor respuesta a la enfermedad .La terapia psicológica entrena en gestionar las emociones como tristeza, frustración, desilusión, ansiedad….y adaptarse a los cambios mejorando la calidad de vida .También en fortalecerse emocionalmente, superando los nuevos retos y adquiriendo un  sentimiento de satisfacción y bienestar personal.        Otros artículos:
  • Cuales son los Síntomas de la Depresión
  • Tratamiento de la Depresión
  • Dolor y depresión