Saltar al contenido

Depresión atípica

¿Qué es la depresión atípica ?

Depresión atípica. Es un tipo de depresión que tiene muchas características similares a la depresión mayor pero otras diferentes y menos frecuentes en la depresión, . Una característica que la define es la capacidad de experimentar bienestar o felicidad en situaciones agradables o vivencias positivas. Esto le sería imposible en el caso de una persona con depresión mayor.

Además en general responden de forma más intensa de lo normal a los sucesos negativos. A esto se le denomina reactividad emocional, que consiste en reaccionar excesivamente a los estímulos del ambiente. La persona tiende a sentirse mejor por las mañanas y peor por las tardes .

Otra característica que la diferencia es la pesadez en las extremidades que además dificulta la movilidad. Estos síntomas tan particulares , es por lo que se denomina atípica. No es por baja frecuencia, pues es muy común, sino porque los síntomas son únicos. Por ello en bastantes ocasiones no es diagnosticada o recibe otro diagnóstico que es erróneo.

La persona puede percibirla como cansancio, estrés, incluso enfermedades metabólicas. En muchas ocasiones no es consciente de lo que ocurre. Sin embargo afecta a la vida diaria y a la salud física y emocional.

La depresión afecta a todos los campos profesional, social y personal y está presente a nivel de pensamientos (como sentirse rechazado ), emociones ( sensibilidad excesiva ) y conductas ( aislamiento social o inactividad ). En este trastorno sin embargo lo que más predomina son los síntomas vegetativos. Ejemplo de ello son las alteraciones en el sueño, la comida, o el agotamiento físico.

Puede aparecer en la juventud, y tiende a la cronicidad por lo que es importante realizar tratamiento. En los casos más extremos pueden aparecer también pensamientos o ideas de suicidio.

Síntomas de la depresión atípica

Se clasifica como un subtipo del trastorno depresivo mayor. Según el DSM-V están presentes algunos de los siguientes síntomas:

  • Reactividad del estado de ánimo a circunstancias del ambiente que mejora ante sucesos positivos
  • Hipersomnia. Necesidad de dormir excesiva y aún así tener sueño. Baja calidad del descanso. Esto puede derivar en problemas laborales o psicosociales.
  • Hipersensibilidad al rechazo personal y a la crítica.
  • Aumento del apetito. Pueden aparecer episodios con ingesta excesiva de comida para liberar ansiedad. Además provoca aumento de peso.
  • Cansancio, agotamiento y falta de energía. Debido a ello están mucho tiempo de reposo, lo que aumenta la depresión.
  • Ansiedad.
  • Parálisis plúmbea. Sensación de pesadez en las extremidades (al menos una hora diaria )

Causas

  • Genéticas. Es más fácil padecerla cuando hay antecedentes familiares con este trastorno
  • Biológicas. Desequilibrios en el funcionamiento y regulación de algunos neurotransmisores como dopamina, noradrenalina, y serotonina. Estas sustancias influyen que regulan el estado de ánimo, y regular ciclos como el sueño, la comida, etc.
  • Factores diversos. Formas de pensamiento, creencias, modelos aprendidos pueden favorecer que aparezca. También acontecimientos estresantes, tensión ambiental ,pérdidas afectivas, emociones como la culpa, sucesos traumáticos, antecedentes de abusos, enfermedades mentales o crónicas o abuso de drogas o alcohol.

Prevención

  • Hábitos saludables. En alimentación, sueño,…
  • Ejercicio físico.
  • Apoyo social, familiar o de amistades en lugar de aislarse socialmente.
  • Evitar drogas y alcohol
  • Actividades que ayuden a manejar el estrés como meditación, mindfulness, yoga, etc.
  • Mejorar autoestima y resiliencia

Tratamiento de la depresión atípica

  • Psicoterapia. La Terapia cognitivo-conductual (TCC) es la más utilizada aunque hay otro tipo de terapias . Permite a la persona mejorar su calidad de vida. La psicoeducación ayuda a conocer el problema y saber porqué se está manteniendo. La reestructuración cognitiva ayuda a cambiar patrones de pensamiento desajustados por otros más adaptativos y saludables. Las técnicas de relajación y respiración ayudan a mejorar la ansiedad. Además se introducen cambios en la vida diaria de la persona que contribuyan a mejorar el trastorno. Trabajo de la autoestima cuando se identifica que es necesario. Se presentan habilidades de afrontamiento de estrés y la resiliencia para favorecer que la persona aprenda a gestionar los problemas y dificultades, evitando caer en estados de depresión.
  • Farmacoterapia. Se utilizan cuando el profesional lo estima necesario antidepresivos inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO), con seguimiento médico o medicación similar que favorece la eliminación de los síntomas.

Otros artículos :