Saltar al contenido

Depresión postparto

Que es la depresión postparto

La espera y llegada de un bebé es una fuente de ilusión y emociones pero a veces también de tensión, miedo o incertidumbre. En algunas ocasiones hay una melancolía postparto que produce cambios en el estado de ánimo con ansiedad, tristeza, llanto, cambios de humor, dificultades para conciliar el sueño o de problemas de apetito. Estos síntomas pueden aparecer en el nacimiento y desaparecen en unas semanas. Son muy frecuentes, entre el 60-85% de las mujeres lo padecen. Los cambios hormonales y la adaptación a la nueva situación lo desencadenan. Sin embargo si esta tristeza puede ser más intensa y dar lugar a una depresión. Aparece en un 10-20% de mujeres. Sin embargo la depresión postparto no es exclusiva de las mujeres. Los hombres también la padecen. La sintomatología es también similar pero la forma de manifestarse es diferente. Los hombres pueden experimentar ansiedad, impulsividad, agresividad o evitación en las tareas del bebé.

Un tratamiento rápido de esta complicación eliminará los síntomas y mejorará el vínculo emocional y la relación con el bebé.

Síntomas de la depresión postparto

Comienzan en las primeras semanas, incluso en el embarazo o en el primer año de nacimiento. Pueden afectar a las tareas diarias o incluso a la capacidad de cuidar al recién nacido. Además puede aparecer desinterés por el bebé o por el contrario excesiva preocupación. Se mantienen en el tiempo.

  • Tristeza muy grande, sentimiento de vacío o cambios graves de humor
  • Fatiga y pérdida de energía
  • Dificultad para establecer el vínculo emocional con el bebé
  • Aislarse social y emocionalmente de pareja, familiares y amigos
  • Cambios en la comida y sueño (insomnio o dormir mucho, comer excesivamente o no tener hambre )
  • Llorar frecuentemente
  • Sentimientos de inutilidad, vergüenza, culpa
  • Incapacidad de disfrutar con actividades agradables
  • Desesperanza, inquietud, miedos y dudas
  • Dificultad para concentrarse, pensar o tomar decisiones
  • Ansiedad y preocupación
  • Pérdida de deseo sexual
  • Sentirse incapaz de afrontar la maternidad
  • Pensamientos sobre lastimarse, muerte, o suicidio

Causas de la depresión postparto

  • Factores hormonales. El embarazo y parto suponen un descenso de hormonas ( estrógeno y progesterona) que facilitan una depresión. Además hay una bajada de algunas hormonas de la glándula tiroides que pueden ser las causantes del cansancio y depresión.
  • Factores ambientales
  •  Aquí está presente la necesaria adaptación y los cambios que conlleva esta situación. La llegada del bebé cambia las rutinas. Ya no se dispone de tiempo libre o libertad pues el bebé ocupa la atención durante la mayor parte del día. Ya no se puede dormir bien, la falta de sueño y cansancio afecta al ánimo. Los cambios físicos del embarazo también pueden ser causa de malestar. Hay cambios en las relaciones sociales y laborales. Pueden aparecer miedos, inseguridades, preocupaciones o sensación de descontrol ante esta nueva realidad. También dificultad para manejar los problemas asociados a este cambio de vida. Ello puede incrementar las posibilidades de una depresión postparto.

Factores de riesgo

Algunas situaciones personales pueden favorecer o aumentar las posibilidades de padecer la depresión postparto.

  • Antecedentes de depresión, ansiedad, trastorno bipolar o depresión postparto en otro embarazo
  • Situaciones negativas como : parto múltiple, problemas para amamantar, problemas de salud del bebé o embarazo no deseado.
  • Estrés por otros problemas como pérdida de trabajo, enfermedad, etc.
  • Problemas de pareja, económicos o familiares
  • Insuficiente red de apoyo en familia, amigos o pareja

Complicaciones

Una depresión postparto sin tratar puede alargarse en el tiempo e incluso convertirse en crónica. Además aumenta el riesgo posterior de sufrir una depresión. En el círculo familiar que la madre padezca este problema afecta todos los miembros de la familia incluido el bebé y aumenta las posibilidades de que los demás también puedan sufrirla. El bebé tiene más posibilidades de tener problemas emocionales o en el comportamiento afectando a todas las áreas de su desarrollo y evolución.

¿Cómo ayudar a la madre con depresión ?

  • Exteriorizar y hablar de los sentimientos y emociones ante la nueva realidad que se está viviendo. No esconderlos.
  • Actividades de ocio. La llegada del bebé a veces supone un torbellino de responsabilidades y cuidar de otro y la persona abandona su ocio y tiempo de desconexión. La madre para cuidad de otro también necesita tiempo para sí misma.
  • Papel activo del padre. Supone implicarse en las tareas, vínculos y responsabilidades con el bebé. Además una buena comunicación con su pareja. El apoyo emocional de la madre es básico, además el recién llegado a la familia exige muchas adaptaciones y diálogo entre los padres.
  • Apoyo social. El aislamiento al que a veces se somete la madre es contraproducente. Es necesario fomentar las relaciones con familiares, amistades y seres queridos adaptándolas al cuidado del bebé. Tiempo para divertirse con la pareja. Intimidad también con ella (besos, caricias, abrazos) ayudan a continuar los vínculos conyugales.
  • Dormir bien. Aprovechar el descanso del bebé para relajarse y descansar, no para incrementar la actividad. El exceso de presión por hacerlo todo es perjudicial para la salud y el bienestar mental de la madre. No sobrecargarse o agotarse.

Tratamiento

La psicoterapia cognitivo conductual ayuda a manejar y disminuir los síntomas. La persona aprender nuevas formas de pensar ante las situaciones, a cambiar formas de pensamiento menos saludables por otras más sanas, y a transformar sus sentimientos y emociones. Además proporcionará pautas para que sea más fácil superar esta situación, disfrutar de la maternidad, incorporar hábitos o rutinas para manejar de forma más saludable esta nueva etapa.

La terapia interpersonal pretende mejorar la comunicación y las relaciones de apoyo social para que la persona pueda salir de la depresión.

Puede ser necesaria medicación, siempre que el especialista lo recomiende y combinarla con la psicoterapia.

Si padeces síntomas de tristeza excesiva o depresión postparto, y se mantienen más de dos semanas habla con el profesional de la salud. Es necesario informar y pedir ayuda. Todos merecemos disfrutar de la vida con nuestros hijos . Un tratamiento y ayuda mejorarán la relación con el bebé y la pareja.

Otros artículos:

Cómo superar la ansiedad y la depresión

La depresión en la mujer

Cómo salir de la depresión

Supera la Depresion